Blog

Categorías

Calendario

<<   Noviembre 2017    
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Archivos

Sindicación

Apúntate

Noticias y opinión

información diaria

El aeropuerto, Ese extraño sueño de ayer

27 de Enero, 2010, 16:22

Por @ 27 de Enero, 2010, 16:22 en opinión

Hace tiempo, se pensó en construir una terminal alterna para el aeropuerto de la ciudad de México, un espacio hacia el que se pudiera enviar la vieja terminal áerea, llena de problemas y de grandes carencias.

Se habló de Atenco, se habló de Hidalgo; se peleo por Atenco y cuando el gobierno federal vío la tenacidad de la gente decidió que había otro lugar en el que la resisitencia civil sería minoritaria, si acaso llegará a existir.

Se habló de Hidalgo y de las grandes posibilidades que se despertaría en su gente y en su gobierno, se buscó por todos los medios hacer sentir a la gente que ese era el proyecto que nos sacaría del atraso y catapultaría al estado a niveles de bienestar nunca antes visto, ni siquiera imaginados, y por ello, valía la pena arrancar el sueño.

Sin embargo, ante el anuncio de la construcción del aeropuerto, la Sociedad Ecologista Hidalguense (Sehi), dejó en claro que su construcción en suelo hidalguense, traería grandes problemas para la entidad, el estado de México y el D. F., sobre todo en materia de agua, pues el lugar elegido para la construcción de la terminal, era presisamente donde se ubica el manto acuífero 1508, el que según estudios de la UNAM, registra una recarga de 0% desde el año 2000.

Se desmintió y denostó a la Sehi, pero jamás se comprobó que sus afirmaciones fueran falsas. El manto 1508 se encuentra sensiblemente amenazado por aquellos que aun pelean la construcción del aeropuerto en suelo hidalguense; sin embargo, el proyecto durmió el sueño de los justos casi más de la mitad de la actual administración.

Pero una vez más, hoy se exige a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, cumpla con el compromiso de construir la terminal área en el estado. Una vez más, sin importar que se ponga en riesgo el futuro de las familias y de la propia entidad.

Una vez más y se demuestra que en la política, más que el análisis y la búsqueda de condiciones favorables para la sociedad, es mejor buscar proyectos gigantescos que demuestren, lo que la práctica de algunos no podrá demostrar jamás.

Una vez más, si insisten en construir el aeropuerto y dejar de lado la cuestión del agua, seguramente la Sehi, saldrá nuevamente al paso y dejará en claro que se trata del agua, del futuro de la familias de Hidalgo y no solo de un número indeterminado de empleos.

Una vez más, pensar en el aeropuerto, es pensar en como garantizar el agua que demanda para su operación, el agua que demandan las familias hidalguenses, y el agua que demanda un manto acuífero que desde el 2000 mantiene un porcentaje cercano al cero por ciento en su recarga y captación de agua.

Una vez más, ¿En verdad se cuenta con un proyecto real, acabado, incluyente, pero sobre todo sustentable? esperemos que alguien tenga la respuesta.

Manifiesto del Movimiento Científico-Ambientalista

21 de Agosto, 2008, 14:57

Por @ 21 de Agosto, 2008, 14:57 en Nacional

1)      En Morelos, el movimiento científico-ambientalista tiene como misión proteger y rehabilitar el hábitat histórico-natural de las poblaciones humanas, conservar los recursos hidrológicos y los ecosistemas regionales e impedir la extinción de las especies biológicas nativas. Nuestro compromiso con la sociedad y la naturaleza tiene bases éticas profundas, que trascienden cualquier interés político o económico inmediato. Nuestras prácticas, acciones de cooperación y conflictos con grupos políticos, gobiernos y partidos, buscan inexorablemente reflejar nuestro principios.

2)      El movimiento científico-ambientalista es democrático y no-violento. Exige de los gobernantes prácticas legítimas, acordes con el mandato constitucional que les fue impuesto por los ciudadanos en el momento de su elección. También exige de ellos que faciliten la asociación y organización ciudadana, de tal modo que los habitantes podamos ejercer una influencia directa en las decisiones públicas. Repetimos lo ya dicho, el proyecto de Loma de Mejía fue construido y aprobado a espaldas de la ciudadanía y se basó en la mentira científica y el crimen administrativo. Como además representa un riesgo regional inminente, NO cuenta con la legitimidad que requiere el acto democrático constitucional, y por ello carece de nuestro reconocimiento. Por ello reivindicamos el uso de la resistencia no-violenta y la desobediencia civil para detener el proyecto.

3)      La autonomía municipal constitucional NO LE OTORGA a un gobierno local el derecho de dañar con sus políticas y acciones los derechos de otros municipios, ni dañar los bienes y servicios naturales nacionales: aguas, ecosistemas y poblaciones biológicas. SI LE OTORGA, en cambio, a los pueblos y gobiernos afectados el derecho de defender sus territorios contra los daños y riesgos. Tanto los principios de cooperación, buena vecindad y gestión compartida -- bases de la unidad territorial—como los principios constitucionales del desarrollo sustentable exigen a los gobiernos municipales coordinar sus gestiones políticas y territoriales con los demás municipios.

4)      Con sus manifestaciones mediáticas recientes, el  gobierno de Cuernavaca busca crear condiciones de confusión e intimidación. Así quiere obligar a los pueblos de Temixco y Cuernavaca a sufrir sin protesta los riesgos implicados por el relleno. Intenta también negarle al gobierno de Temixco el derecho de representar y defender los intereses de la ciudadanía que lo eligió, y cumplir así con la función primaria que nuestra constitución exige de los gobernantes.

5)      La construcción del relleno de Loma de Mejía ha unido en su contra a fuerzas diversas por razones claramente legítimas. Todas buscamos la protección de nuestro ser y nuestro territorio. Quien trata de reducir las razones de esta unidad al interés partidista o electoral sólo expresa su propio tamaño moral reducido. Nuestra unidad no es un secreto, y ha sido activamente buscada por todas las partes desde el inicio del conflicto. Para lograrla, Temixco incluso renunció a su intención de construir un relleno sanitario en Cuentepec en condiciones similares a Loma de Mejía.  

6)      Numerosos periodistas y policías armados con cámaras pudieron constatar sin esfuerzo el éxito de esta nueva unidad en la marcha del pasado jueves 14 de agosto, en los que al campamento ciudadano ambientalista se unieron amplios contingentes de Temixco y funcionarios de ese municipio. Ninguno utilizó máscara, disfraz o cualquier otro artificio que ocultara su identidad. La unidad de las fuerzas afectadas (algunos ambientalistas dirán: ¡POR FIN!) fue abierta y sin cortapisas. No podemos más que celebrarla, al igual que la presencia abierta de los funcionarios de cualquier partido que hayan querido rectificar su posición (es de sabios cambiar) y ahora se sumen a nuestra lucha. Estamos convencidos que pronto veremos a otros unirse a ella.

7)      Congruentes con esta posición, tanto el levantamiento del campamento ambiental asentado en el palacio municipal de Cuernavaca como la marcha del 14 de agosto fueron planeados y conducidos por los pobladores afectados de Cuernavaca y Temixco y una gran diversidad de organizaciones científicas, ambientalistas, políticas y sociales. Lo mismo serán las acciones no-violentas que seguirán en el futuro inmediato hasta que el proyecto sea cancelado definitivamente.

8)      La cancelación del proyecto de Loma de Mejía NO IMPLICA una nueva contingencia ambiental como la que sufrió Cuernavaca en octubre del 2006. Loma de Mejía nunca ha sido la única opción abierta, y hoy existen numerosas alternativas para atacar de manera efectiva el problema de disposición final de los residuos sólidos. Sólo un gobierno profundamente irresponsable puede “quemar las naves” para crear la contingencia que fuerce sus propios propósitos interesados. Creemos, sin embargo,  que en su desesperación el gobierno de Cuernavaca podría adoptar este dañino camino, por lo que el movimiento científico-ambientalista convocará próximamente a todas las organizaciones sociales de la región para discutir un plan emergente de cooperación ciudadana capaz de enfrentar el problema de manera autónoma.

9)      Nikito Nipongo, gran sabio mexicano, solía repetir que un problema complejo tiene una solución sencilla, fácil de comprender…y equivocada. El presidente municipal de Cuernavaca enfrenta un problema complejo y trata de darle una salida simple al atacar a sus adversarios con el slogan electoral: “la causa última de la oposición es política y partidista, la mano que mece la cuna es el PRD”. Pero otra vez (ya lo ha estado antes muchas veces) está completamente equivocado. La “mano que mece la cuna” de la protesta contra el relleno sanitario de Loma de Mejía es su propia mano, señor alcalde.

10)  Al dar oídos sordos a cientos de científicos y miles de ciudadanos, el gobierno de Cuernavaca se ha marginado a sí mismo. Por ello, las casas de campaña del campamento ambiental Loma de Mejía “¡Por nuestros hijos salvemos de la contaminación a Cuernavaca!” dejaron el palacio municipal para ser colocadas en otro sitio. Convocamos ahora al Sr. Gobernador de Morelos, quien se debe a todos los morelenses --independientemente de ideologías, partidos o intereses-- a escuchar atentamente nuestros argumentos y dar respuesta justa a los mismos. Convocamos también al Congreso del Estado, en quien se representan y funden todas las fuerzas políticas, a abrir el debate e impulsar la gestión que permita dar una solución inteligente a un complejo problema.

Cuernavaca, Morelos, 19 de agosto de 2008

Colonias afectadas: Pueblo Viejo, Lauro Ortega, Lázaro Cárdenas, La Azteca, Santa Úrsula, Organizaciones: Frente Subida a Chalma, Patronato Para el Rescate de San Antón y las Barrancas de Cuernavaca, A.C., Grupo Ecológico San Anton, GESA, BIOSUSTENTA, Consejo de Pueblos de Morelos por la Defensa del Agua la Tierra y el Aire, Servicio de Paz y Justicia, SERPAJ, A.C., Guardianes de los Árboles, A.C., Frente Pro Defensa del Casino de la Selva, A.C.., Acción Ecológica, A.C., Bloque M33.

El ayuntamiento de Cuernavaca muestra su verdadero rostro

30 de Julio, 2008, 14:45

Por @ 30 de Julio, 2008, 14:45 en Nacional
Tal parece que el Licenciado Jesús Giles, Presidente municipal del ayuntamiento de Cuernavaca piensa que los ciudadanos que se encuentran en Plantón en el Ayuntamiento lo hacen por placer. Su estrategia es claramente represora y no le interesa conocer las razones que han motivado la acción ni responder a las demandas de los manifestantes. Lo único que ha ofrecido es que los demandantes formen parte de las comisiones de Evaluación, Seguimiento, Control e Instalación del relleno sanitario, cuando lo que los manifestantes sostienen es, de acuerdo a lo manifestado por 317 científicos de los diversos Centros de Investigación del Estado, que es claramente incorrecta la instalación del Relleno sanitario en Loma de Mejía, por los riesgos a la salud que conlleva.
No sobra reiterar todas las razones que obligaron a los ciudadanos a realizar el "Campamento Ambiental Loma de Mejía":
1.     Percatarse de que ya ha iniciado la construcción del relleno sanitario en Loma de Mejía y que, como lo advirtieron los científicos, la tierra extraída por las máquinas es arenisca muy porosa, lo que demuestra  que Loma de Mejía es una área absolutamente inadecuada para la construcción de un relleno sanitario por su gran permeabilidad, ya que los lixiviados se filtrarían a los mantos freáticos. 
2.     El hecho que el Gobernador Marco Antonio Adame y el Presidente Municipal de Cuernavaca, Jesús Giles,  no hayan dado respuesta a la carta entregada y firmada por 300  científicos expertos en el tema, donde manifiestan argumentos técnico científicos que demuestran la inviabilidad de  la construcción de un relleno sanitario en Loma de Mejía, por los graves daños que causaría al medio ambiente y a la salud de la comunidad.
3.     El que  el gobernador Marco Adame Castillo y Jesús Giles se hayan negado rotundamente, a cumplir con la solicitud de la ciudadanía de  instalar Mesas Técnico-Científicas de Trabajo,  con la participación de científicos especialistas en el tema, para buscar lugares alternativos que cumpla con la NORMA-083 para la construcción del relleno sanitario
4.     Que el Ayuntamiento  no haya dado respuesta en el término de 10 días hábiles que marca la Ley de Transparencia y Derecho a la Información ,  a las solicitudes de información solicitadas por los ambientalistas de los documentos de: licencia de construcción y de uso de suelo;  permiso de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA),  licitación y  estudio de Impacto vial del relleno sanitario de Loma de Mejía. De la misma manera, el Instituto Nacional de Antropología (INAH) tampoco ha entregado la información solicitada sobre las poligonales arqueológicas que podrían ser afectadas por la construcción del Relleno sanitario en Loma de Mejía.
5.    La impunidad con la que ha sido tratado por las autoridades  el caso de la brutal golpiza al Ayudante Municipal de San Antón, Cristóbal Martínez.
El Campamento Ambiental Loma de Mejía, en resumen, tiene como objetivo demostrar a la autoridades y a la ciudadanía los daños irreversibles de la contaminación al medio ambiente que causaría la construcción de un relleno sanitario en un lugar ubicado entre dos de las últimas barrancas limpias de Cuernavaca y presionar para que se detenga inmediatamente la maquinaria que trabaja en la construcción del relleno sanitario.  
El Campamento ambiental Loma de Mejía no se opone a la construcción de un Relleno sanitario, tan sólo exige sea construido en un lugar donde verdaderamente no se dañe a nuestros acuíferos y afecte, en consecuencia, gravemente a la salud de los morelenses. Desgraciadamente, a las autoridades del municipio de Cuernavaca esas razones parecen no importarles y ante la solicitud ciudadana de diálogo y revisión del proyecto tan sólo tienen una actitud: la cerrazón represora.
Patronato para el Rescate de San Antón y las Barrancas de Cuernavaca, A.C., Grupo Ecológico San Antón (GESA), BIOSUSTENTA, S.C., Consejo de Pueblos de Morelos, Servicio de Paz y Justicia, (SEPAJ), Guardianes de los Arboles A.C.,  Frente Cívico Pro Defensa del Casino de la Selva , A.C., Acción Ecológica, A.C., M33, Pueblo Viejo, Col. Lauro Ortega (la tranca), Col. Azteca, Col. Santa Ursula, Col. Lázaro Cárdenas del Río, Frente Ciudadano Subida a Chalma

Peligro de deforestación en los Mármoles

30 de Julio, 2008, 14:41

Por @ 30 de Julio, 2008, 14:41 en Local

Nuestra organización ha manifestado de manera reiterada su oposición a la posible re categorización del Parque Nacional Los Mármoles, aduciendo que su conservación, restauración y rehabilitación, representan para Hidalgo, la oportunidad de estructurar una más amplia propuesta de manejo de los recursos naturales de la entidad.

La proposición para modificar el estatus del Parque, se encuentra inscrita dentro de una política nacional de transformación de estas áreas y su apertura a diversas actividades económicas, bajo el supuesto de que ayudan a aliviar la pobreza de las comunidades al permitirles la utilización y/o explotación de los recursos naturales, premisa que permitiría según el argumento, generar plazas de empleo e impulsar la economía comunitaria.

Además de ello, Los Mármoles es un área en la que los estudios realizados no representan una verdadera oportunidad para su conocimiento y valoración, toda vez que muchos de ellos, se encuadran en propuestas aisladas de investigación que no se insertan de forma adecuada en el contexto de uso y servicio al interior del área natural.

Sin embargo, la modificación del decreto que declara la conservación a perpetuidad de los recursos naturales de la Barranca de San Vicente y del Cerro Cangandho, no bastaría por si solo para posibilitar el cumplimiento de esta meta, toda vez que para ello es importante la concurrencia de diversas instituciones en el planeamiento de una estrategia de promoción de la inversión a nivel comunitario como requisito para poder implementar acciones de combate a la pobreza y empoderamiento y crecimiento de la economía.

Si partiéramos del estudio técnico justificativo, tendríamos que reconocer que la mención de los ecosistemas, no es en si misma, la existencia de una propuesta seria para su re categorización; por otro lado, el señalar el estado general de los ecosistemas, no implica la realización de un estudio capaz de afincar de forma indiscutible la necesidad de una re categorización.

Al asegurar en el estudio que “Las actividades económicas y de subsistencia que se desarrollan en el área del Parque Nacional son básicamente agricultura de temporal, fruticultura, ganadería extensiva y de traspatio, aprovechamiento forestal y extracción de minerales, las cuales han tenido importantes impactos sobre los recursos naturales, que se reflejan en el paisaje, topografía y riqueza florística y faunística[1]”. Solo se recurre al lugar común de que son las comunidades los principales responsables de la degradación de la zona, afirmación cuestionable y llena de imprecisiones toda vez que las condiciones de aprovechamiento comunitario son menores a las actividades intensivas que desarrollan grupos dedicados a la explotación de mármol y empresas mineras dedicadas a la extracción de minerales.

De igual manera las actividades de aprovechamiento forestal comunitario son menores pues la mayor parte de madera es utilizada como combustible para actividades en el hogar y en muy escasas ocasiones como material para la construcción de vivienda. En tanto que los volúmenes que se manejan en aprovechamientos forestales clandestinos han puesto en riesgo la viabilidad misma del parque.

Al señalar las condiciones sociales de la población, la expulsión de personas que viven al interior del Parque, los niveles de pobreza a los que se enfrentan, la carencia de oportunidades y el desplazamiento social al que se enfrentan, tampoco puede ser usado como un argumento, y de hacerse, será el más débil de todos, dado que el valle del mezquital es la zona que más ciudadanos expulsa al extranjero. De hecho podemos encontrar en la mayoría de los municipios del valle del Mezquital, condiciones de expulsión o migración de ciudadanos asociadas a condiciones de marginación, pobreza, carencia de oportunidades y ausencia en la correcta elaboración de políticas públicas para el impulso de la economía comunitaria y regional.

A pesar de ello, el estudio establece la posibilidad de “Regular el crecimiento de las zonas urbanas localizadas en el área, estableciendo los límites en las superficies donde se ha llevado a cabo una alteración, modificación sustancial o desaparición de los ecosistemas originales por el desarrollo de asentamientos humanos, evitando la expansión de la mancha urbana hacia las superficies de bosque” [2]lo que a la larga resulta contradictorio con la propia prospectiva poblacional de estudio.

Lo que si encontramos es que el propio estudio reconoce que el crecimiento poblacional de la zona se sitúa por debajo de la media nacional y de la propia tasa de crecimiento para el estado de Hidalgo, pues se asegura que: “En el estado de Hidalgo, la población creció a una velocidad de 1.7% en el período comprendido entre los años 1990 y 2000. En Pacula y Zimapan la tasa media anual de crecimiento para el mismo período fue positiva. 0.24% en Pacula y 0.65% en Zimapan, mientras que los municipios de Jacala de Ledesma y Nicolás Flores tuvieron tasas medias de crecimiento poblacional anual negativas. En el municipio de Jacala de Ledesma la población creció a  una velocidad anula de -0.36% y en el municipio de Nicolás Flores la tasa de crecimiento anual fue de -0.33%”[3].

El estudio realiza a lo mucho un recuento de los datos poblacionales y las fluctuaciones que presentan las 60 comunidades enclavadas en el perímetro del parque Nacional. Situación que pone en entredicho la afirmación de que son las comunidades y sus actividades de subsistencia que realizan las responsables de las condiciones de degradación y daño del área. Pues si este daño fuera resultado de la actividad de los habitantes, se verían períodos de recuperación ecosistémica en aquellos momentos en los que la fluctuación poblacional es más baja, circunstancia que no se presenta.

La evaluación ecositémica de la zona es referida como un mero elemento justificativo, alejado de la valoración y el papel que cada especie juega al interior del parque, la forma en que su presencia y conservación posibilitan la rehabilitación, conservación, restauración y conservación del área. Su enlistamiento y referencia a la norma oficial mexicana y a los estudios de la Conabio se hacen en un marco descontextualizado y frío en el que se convierten solo en un elemento suprimible, utilizable o desechable. Además de ello, en esta valoración se dejan de lado estudios hecho por especialistas de la propia Universidad Autónoma del estado de Hidalgo y las hechas principalmente por Barry Sthephensson de la Universidad de Miami.

Su debilidad radica en que hoy por hoy, esta valoración se encuentra íntimamente ligada a la posible explotación de mármol y minerales, antes que a la conservación de los recursos naturales.

Si partiéramos del supuesto mismo del estudio técnico presentado a la Conanp, encontraríamos dentro de sus propuestas algunos elementos que hablan del destino último de los ecosistemas del Parque, fragmentación, pérdida de especies y daños por actividad minera en más del 50 por ciento de la superficie del mismo.

Hoy mismo se pueden diferenciar al interior del Parque fragmentación en cuando menos dos de sus ecosistemas. Lo que permitiría, de prosperar la recategorización, un mayor daño a estos en lugar de la conservación y restauración requerida.

La fragmentación de los ecosistemas es una manera útil de evaluar el estado de los bosques y matorrales en un territorio dado y de la diversidad a ellos relacionada. La fragmentación del hábitat puede tener severas consecuencias sobre las poblaciones de insectos, aves y mamíferos e incluso determinar su completa desaparición una vez que los recursos vitales para su subsistencia descienden por debajo de un determinado nivel. Este efecto negativo debe adicionarse a la erosión de suelos y la alteración del ciclo hidrológico que se dan cuando los bosques desaparecen.

Esta situación no es producto de un proceso natural. "La profunda inequidad que caracteriza a la sociedad mexicana y la posición desventajosa de las comunidades de los bosques en sus negociaciones con los estamentos oficiales a nivel local, estadual y federal, así como con el sector privado -que es el comprador final de los recursos de éstas- junto al profundo desacuerdo existente acerca de la importancia de proteger el ambiente y asegurar su integridad para las futuras generaciones, al tiempo que suministra medios de vida de manera razonable según los preceptos de la producción sustentable" [4]están en la raíz del problema.

Sin embargo, el documento técnico no aborda de manera alguna la valoración de los ecosistemas a partir de la propia fragmentación existente, de hecho  al hablar sobre la valoración del estado actual de los recursos, reconoce que “Aun cuando no se cuenta con la evaluación sobre el estado actual de los recursos del Parque Nacional, el deterioro de los recursos forestales es evidente con la pérdida de la cubierta vegetal original y la consecuente desaparición o desplazamiento de especies de flora y fauna silvestres nativas; el desarrollo de procesos erosivos que han ocasionado la desaparición de la cubierta fértil del suelo y su productividad; la afectación de los ciclos de nutrientes, la captación de carbono, la captación de agua y la recarga de mantos acuíferos, las condiciones ambientales y el deterioro de la calidad de la masa forestal existente por la incidencia de plagas e incendios tanto naturales como inducidos”[5].

A pesar de que se reconoce la no existencia del estudios que permitan hacer una valoración precisa de los ecosistemas, su estado actual, pero sobre todo a pesar de la carencia de un listado de especies que permita definir la importancia de la conservación del parque como tal, se expresa que “No obstante, el decreto de Los Mármoles como área natural protegida, la vocación y tradición por el aprovechamiento de los recursos forestales de la región, las irregularidades en la dotación de tierras posteriores al Decreto y la falta de precisión en la delimitación física del área, son factores que han impedido el cumplimiento de los objetivos de conservación y protección de los recursos naturales, establecidos por la categoría de Parque Nacional, y considerando las actuales condiciones físicas, biológicas, sociales y económicas del área, se plantea su recategorización como Área de Protección de Flora y Fauna, categoría que ofrece un esquema de protección que permitirá la conservación de aquéllas zonas que no han sido alteradas de forma significativa por las actividades humanas”[6].

Es esta evaluación superficial del estado de los recursos al interior del Parque, la que posibilita que se observe a los ecosistemas como entes separados, aislados unos de otros y carentes de zonas de transición e integración entre estos y esta visión simplista daría como resultado una muy amplia fragmentación de los ecosistemas promoviendo su pérdida, aunada a la desintegración que la actividad minera promueve.

 “Las especies suelen presentar patrones de distribución discontinuos producidos por la variación espacial de las condiciones ambientales que determinan la calidad de sus hábitats. Además, el régimen natural de perturbaciones (“gaps” producidos por la caída de grandes árboles, corrimientos de tierra, inundaciones, incendios, huracanes, etc.) da lugar a cambios continuos en la estructura del territorio generando un paisaje heterogéneo (Hansson et al., 1995). No es este parcelado natural, sin embargo, el que preocupa desde una perspectiva conservacionista, sino su atomización adicional por causa de la acción humana. Una imagen muy familiar, por ejemplo, es la destrucción y fragmentación de los bosques por la expansión de cultivos y pastizales o la eliminación de los terrenos agrícolas en beneficio de las áreas urbanas. En todos estos casos, las especies de los hábitats en retroceso ven mermar el territorio disponible a la vez que se enfrentan a una creciente atomización de sus poblaciones”[7].

Esta atomización es la responsable de muchos de los daños causados en el parque Nacional, sin embargo, hasta el momento, no ha habido por parte de la autoridad ambiental, acciones decididas que tomen como mecanismo de acción la educación y la promoción del cambio de vocaciones productivas al interior del Parque, situación que se encuentra permanentemente ausente del estudio técnico justificativo y que podría constituirse en uno de los componentes más valiosos en la propuesta de recategorización.

“Con la fragmentación y destrucción de un hábitat se produce un cambio progresivo en la configuración del paisaje que puede definirse adecuadamente mediante las tendencias de cinco variables paisajísticas que cambian simultáneamente y que tienen, en conjunto, una incidencia perniciosa sobre la supervivencia de las especies afectadas (Saunders et al., 1991; Andrén, 1994; Fahrig, 2003.

Una pérdida regional en la cantidad de hábitat, con la consiguiente reducción del tamaño de las poblaciones de los organismos afectados. Como consecuencia, disminuye la densidad regional de las especies (número de individuos por unidad de superficie en toda la región considerada), un buen índice de su capacidad para restañar extinciones puntuales mediante el aporte de individuos desde sectores menos alterados.

·         Una disminución del tamaño medio y un aumento del número de los fragmentos de hábitat resultantes. Esta tendencia reduce progresivamente el tamaño de las poblaciones mantenidas por cada uno de los fragmentos, aumentando así el riesgo de que alcancen un umbral por debajo del cual son inviables.

·         Un aumento de la distancia entre fragmentos, con la consiguiente dificultad para el intercambio de individuos entre las poblaciones aisladas, así como para reponerse, por recolonización, de una eventual extinción.

·         Por último, se produce un aumento de la relación perímetro/superficie y, por consiguiente, una mayor exposición del hábitat fragmentado a múltiples interferencias procedentes de los hábitats periféricos, conocidos genéricamente como “matriz de hábitat”. Se da así un creciente efecto de borde que origina un deterioro de la calidad del hábitat en regresión, afectando a la supervivencia de las poblaciones acantonadas en los fragmentos”.[8]



[1] Estudio previo justificativo para la recategorizaciòn del parque Nacional Los Mármoles.

[2] Estudio Técnico justificativo .- P. 55

[3] Ibidem P. 16

[4] David Barkin y Miguel Angel García, "Abordando las Causas Subyacentes de la Deforestación y la Degradación de los Bosques", de la que participó el WRM en 1998.

[5] Estudio técnico Justificativo para la Recategorización del Parque nacional Los Mármoles.- p54

[6] Estudio técnico justificativo

[7] Citado por T. Santos, J.L. Tellería en: Pérdida y fragmentación del hábitat: efecto sobre la conservación de las especies

[8] Citado por T. Santos, J.L. Tellería en: Pérdida y fragmentación del hábitat: efecto sobre la conservación de las especies

Noticiando

30 de Julio, 2008, 13:17

Por @ 30 de Julio, 2008, 13:17 en General

La noticia es un hecho periodìstico, equivalente a lo que implica para la historia un acontecimiento. Lanoticia es un "recorte de la realidad" sobre un hecho de actualidad que merece ser compartido, transmitido, informado por el impacto que en la sociedad, la economía o la democracia, entre otros, pueda tener.

Crear un espacio noticioso en el que podamos colocar aquello que consideramos importante como información implica una ardua tarea, pero sobre todo, la responsabilidad de cumplir criterios y estándares de acción que lo conviertan en la realidad, en ello, en un espacio de la noticia.

bienvenidos

Traiciona Semarnat al Gran Bosque de Agua

30 de Julio, 2008, 13:17

Por @ 30 de Julio, 2008, 13:17 en Nacional

De manera subrepticia, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) aprobó el proyecto de construcción de la Autopista Lerma- Tres Marías, a pesar de los contundentes argumentos ambientales, técnicos y legales en contra expuestos por la comunidad científica, por diversas organizaciones ambientalistas y del rechazo explícito de las comunidades de la zona, denunciaron las organizaciones Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), Acción Ecológica, Guardianes de los Árboles y Greenpeace.

“Sólo así, en lo oscurito, la mal llamada Secretaría de Medio Ambiente pudo aprobar este proyecto, que infringe la ley, afectará el corazón del Gran Bosque de Agua, a todos los habitantes del centro del país y sólo beneficia a unos cuantos. Todos estos meses lanzamos el interrogante: ¿secretaría de medio ambiente o secretaría de destrucción de bosques? Finalmente ya nos respondió, es la Secretaría de Destrucción de Bosques, tal y como lo había venido anunciando el licenciado Juan Elvira. Este es un muy mal día para los bosques de México”, dijo Patricia Arendar, directora de Greenpeace México.

En la explanada de entrada a las instalaciones de la Semarnat, los opositores al proyecto carretero lamentaron la decisión tomada por las autoridades, pues lejos de cumplir con su función de proteger el patrimonio natural del país, están cediendo a los intereses de corto plazo y de unos cuantos particulares, ignorando la evidencia científica y la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, el reglamento de la LGEEPA en materia de áreas naturales protegidas y los planes de manejo de las ANP, entre otros marcos legales.

“¿A qué intereses responde el secretario Elvira y su equipo? Hay que recordar que esta carretera es una concesión otorgada a la familia Hank González y promovida por los gobernadores Enrique Peña Nieto y Marco Adame Castillo. ¿Cómo es posible que el responsable de la política ambiental del país no haya sido capaz de anteponer el bienestar colectivo, la viabilidad del centro del país y la extraordinaria riqueza biológica de la zona, a los intereses de un grupo de políticos y empresarios. Hacemos directamente responsable al secretario Juan Elvira de la destrucción que el bosque de agua sufrirá desde ahora y en los próximos 20 a 30 años”, dijo Héctor Magallón , coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace México.

“Esta carretera fue aprobada sin argumentos y por eso se han visto obligados a operar en lo oscurito y a espaldas de la sociedad para aprobarlo. El proceso de evaluación de impacto ambiental fue una simulación, ya que el licenciado Juan Elvira se manifestó a favor de este proyecto desde un principio. Las medidas de mitigación propuestas son un engaño. Si las autoridades en verdad creen que esta autopista no va a generar crecimiento urbano sobre estos bosques, honestamente no deberían estar trabajando en la protección del medio ambiente ”, afirmó Flora Guerrero, representante de Guardianes de los Árboles.

Cabe añadir que el 28 de mayo pasado, más de 120 organizaciones ambientalistas de México y de otros países, así como 60 académicos e investigadores de nuestro país, le enviaron una carta al secretario, Juan Elvira, solicitando que cancelara este proyecto.

“Es importante señalar que el trazo carretero aprobado cruza las áreas naturales protegidas de carácter federal de las Ciénegas de Lerma y el Corredor Biológico Chichinautzin, así como un área natural de carácter estatal como es el Parque Otomí – Mexica. Esto contraviene claramente los decretos de creación de estas áreas naturales, las actividades permitidas por la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente así como los usos de suelo permitidos. El Estado de Derecho no existe cuando las autoridades son las primeras en incumplir con la Ley, por lo que vamos a impugnar por todas las vías legales esta injustificable e ilegal decisión de la autoridad ambiental”, dijo el abogado Xavier Martínez Esponda, del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda).

“El pasado 22 de junio se llevo a cabo el `Referéndum Consultivo´ sobre la Autopista Lerma- Tres Marías, en Texcalyacac, Estado de México. A pesar de que el mismo presidente municipal estuvo promoviendo el voto a favor de esta carretera y de multiples trampas y sobornos para apoyar su construcción, el 65.7 por ciento de los votantes (597) dijeron no al proyecto. Esto muestra claramente que quienes vivimos en las comunidades que serán afectadas, no nos dejamos engañar por la promesas de supuesto desarrollo que tendría esta vialidad. Lo que necesitamos no es una carretera sino proyectos que en verdad nos permitan aprovechar nuestros recursos naturales sin destruirlos, para vivir dignamente”, explicó Adán Mata, presidente de la Organización Campesina de Texcalyacac.

El 22 de julio, investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana , Unidad Xochimilco, presentaron los resultados de un estudio que confirma la importancia estratégica del GBA, tanto en términos hidrológicos como de la riqueza biológica que alberga. Pero este proyecto no sólo pone en riesgo el hábitat de especies en peligro de extinción como el conejo zacatuche y el gorrión serrano sino que, además, promoverá el crecimiento urbano descontrolado sobre la zona, afectando la hidrología de la región, lo que comprometerá el abasto de agua de la Ciudad de México, el valle de Toluca y Cuernavaca.

“En el estudio Zonificación para la Conservación de los Bosques del Sur de la Cuenca de México, norte de la Cuenca del Balsas y sur oriente de la Cuenca del Lerma (Gran Bosque de Agua), se puede observar la importancia estratégica que tienen estos bosques para el abasto de agua la región. El 80 por ciento de ese territorio es considerado como de Alta y Muy Alta importancia hidrológica. A pesar de que aproximadamente el 90 por ciento de la zona se encuentra protegida por alguna clase de decreto legal, el crecimiento urbano está fuera de control, debido principalmente a la construcción de carreteras. Esto es lo que va a generar la Autopista Lerma- Tres Marías. Sorprende que habiendo alternativas para este trazo, como la Autopista siglo XXI, la Semarnat haya aprobado la opción que más impactos ambientales tiene”, explicó Francisco J. Romero, coordinador del Laboratorio Ecología y Conservación de Fauna Silvestre de la UAM- Xochimilco.

Las organizaciones y las comunidades que asistieron a la explanada de la Semarnat concluyeron la conferencia señalando que esta autorización puede representar en el mediano plazo la muerte del Gran Bosque de Agua, pues desencadenará la aprobación de otros proyectos, como el Libramiento Norponiente de Cuernavaca y la Autopista La Venta-Colegio Militar.

Claudia Gómez-Portugal M. y Raúl Estrada

Blog alojado en ZoomBlog.com